Viajar se ha vuelto un tema muy acogido por las personas a nivel mundial. Aunque hoy en día, viajar se ha vuelto una acción de moda entre los jóvenes. Desde el siglo XV, en la época de la colonización, donde se navegaban los 7 mares. Desde entonces, el hombre ha abierto su mente a aventurarse al mundo, y a no temer a distintas culturas. Es por eso que, hoy te mostramos las razones totalmente comprobadas, por las que hay que viajar.

 Aumentas tu actividad corporal

Cuando viajas, estás en constante movimiento, por el simple hecho de vivir nuevas experiencias. Incluso cuando viajas a un mismo lugar, tu cerebro ve nuevas experiencias. No es necesario que viajes al exterior. Con solo viajar por tu país, vas a estar en actividad constante. Una caminata ecológica por hermosos paisajes, te hará perder peso y liberar toxinas. Deportes extremos como lanzarte en paracaídas, o parapente, aumentará tu nivel de adrenalina, y fortalecerá tu corazón. Sumergirte en aguas de mares, ríos, o piscinas, fortalece tus músculos, por cada movimiento que hagas. Así, lo más importante es que al fortalecer todo lo anterior, tu sistema cardiovascular, estará muy feliz de viajar.

Reduce tu estrés

Cuando estás aburrido/a o sin nada que hacer a nivel mental, tu cerebro te recordará todos tus problemas. Pero cuando estás viajando, tu mente está ocupada vislumbrando los paisajes, mares, vistas, animales, etc. Esto no permite al cerebro pensar en problemas ni estresarse. Esto contribuye notablemente en las enfermedades cardiovasculares. Tu corazón te lo agradecerá.

Aumenta tu nivel cognitivo

Viajar fortalece tu cerebro, y contribuye a aumentar tu memoria y capacidad de recordar situaciones. Imagínate estando en París, Francia. Quieres llegar al Moulin Rouge, ya que reservaste una entrada. Tu hotel queda bastante cerca, pero no recuerdas cómo llegar. Pides indicaciones según tu capacidad de hablar el idioma. Esto, fortalece tus neuronas, y hace que recuerdes situaciones y contextos con mayor facilidad.

Al viajar, el placer de recorrer un nuevo territorio y vivir nuevas experiencias, activa tus hormonas de la felicidad. Tu cerebro liberará endorfinas, para que te sientas agradecida por haber tomado esta decisión. Tu nivel de satisfacción aumenta, y te sentirás más alegre al explorar nuevos destinos. Al sentirte feliz, tus problemas se archivan en tu cerebro, y tu nivel de felicidad, aumenta.

Después de leer este artículo, ¿Seguirás con las ganas de viajar? ¿No te piensas dar una oportunidad?. Viaja acompañado/a, viaja solo/a, viaja en pareja, viaja en familia, pero hazlo. Comprar bienes materiales sirve. Pero invertir en viajar, es invertir en tu felicidad, y en tu salud. Basta de medicamentos. El único método para sentirte mejor, es viviendo. Viviendo por todo el mundo. Vive nuevas experiencias con tu familia, y contribuye a la felicidad de tus hijos, padres, e incluso tu mascota. Conocer paisajes nuevos, aguas nuevas, e incluso culturas nuevas, te hace ser una persona distinta. Viajar, te hace cambiar desde el interior, al exterior. Y te hace ver la vida, de otra manera.

¿Cuál será tu próximo destino?

Comparte este blog ahora!